¿Qué ocurriría si nuestro mundo se construyese sobre mentiras?

¿Y si estuviésemos caminando sobre faltas y resbalones?

¿Cuántos seríamos capaces de olvidar el discurso de muchos para ser fieles a nuestra conciencia? 

Distopía ganadora del IV Premio Somnium de Libros Mablaz

CÓMPRALO AHORA Y EMPIEZA A LEER 

 

BIOGRAFÍA

 

¿Qué ocurriría si nuestro mundo se construyese sobre mentiras? ¿Y si estuviésemos caminando sobre faltas y resbalones? ¿Cuántos seríamos capaces de olvidar el discurso de muchos para ser fieles a nuestra conciencia?

Supongo que pocos, siempre será más fácil permanecer cobijados bajo la sombra de la tradición, de la rutina o del hastío. Además es bien cierto que, de hacerlo, mientras nosotros discutimos largo y tendido sobre ello, otros sufrirían por nuestra parálisis.

Con su protagonista Pétrola, una escriba que traiciona la ley de su orden por amor, iniciado una huida que la llevará a conocer la verdad, nos trasladamos a una época ficticia en un futuro incierto. Una sociedad tras la Gran Guerra, en la que el hombre aprende a vivir de nuevo y renace de la Edad Oscura en la que le sumió su incapacidad para entender que aquel pueblo que ignora su historia y no aprende sus lecciones, la leerá con sufrimiento ya que está condenado a repetirla. Error recurrente que padecemos. ¿O quizás no sea así y esta pueda reescribirse?

A la venta en

 

“Siempre había oído hablar de los contenidos virales en las redes. Ella se había convertido en un virus, que infectaba a usuarios sensibles que propagaban su enfermedad a otras personas, no pudo sino sonreír.”

“…su interior era una tormenta que lejos de amainar se desbordaba y no fue el amor el que acudió en su ayuda, sino el miedo, un viejo conocido que poco a poco enterraba su corazón.”

“Y es que, nuestras lunas tienen su origen en nosotros mismos, éstas se van formando con pedazos expulsados de las muchas colisiones y pruebas que vamos viviendo. Las lunas de Rona, no eran sino restos incandescentes que flotaban a su alrededor y que fueron configurando su amado satélite.”

Bilogía